Garchando en casa del vecino

Pasando una tarde agradable garchando en casa del vecino caliente. El vecinito estaba acostado en la cama masturbándose. En ese momento el otro hombre se subió a la cama y se montó sobre el; dándole besos por todo su cuerpo hasta bajar a la verga que tanto deseaba chupar. Mientras le mamaba la verga, enseñaba su hermoso orto dilatado a la cámara. Después de lamerlo tan ricamente, se le subió encima y comenzó a cabalgar la pija del vecino. Lo montaba muy divino pero su vecino quería mas velocidad; por eso lo agarró de la cintura y le taladro el culo con mucha fuerza y rapidez. Luego de esa rica cogida, el chico se baja de la verga y la chupa; para después cambiar de posición y seguir siendo cogido por un buen rato mas por su vecino.

Comentar